Los compostadores Compostys son el referente de calidad en el mercado Europeo, con millones de unidades servidas en el segmento institucional, formado por entidades locales y ayuntamientos.

Con una gama que abarca desde el modelo de 300L para uso individual, hasta el compostador de 1100L para compostaje comunitario, Compostys tiene un sistema modular que permite pasar de un modelo a otro superior de manera modular.

Gama cuadrada Compostys de Vermican
Gama hexagonal Compostys de Vermican

Está fabricado completamente con plásticos reciclados Polietileno de alta densidad (PEHD) y Polipropilenos (PP) y es 100% reciclable. Incorpora estabilizantes para los rayos ultravioleta.

El proceso de fabricación de este compostador, de inyección—expansión, permite integrar burbujas de aire en el material, lo que juega un papel importante en la capacidad aislante de las paredes del compostador.

Cuenta con 8 años de garantía de fabricante, y una vida útil de más de 12 años, por lo que supone la mejor inversión para el tratamiento de los residuos orgánicos domiciliarios.

El compostador Compostys está fabricado según la exigente norma francesa MARQUE NF ENVIRONNEMENT 094, cuenta con  marcaje EU, y su fabricación cuenta con la certificación ISO 14001.

Su fabricante emplea la tecnología de fabricación de inyección de plástico con baja presión, lo que implica un menor consumo de energía en su fabricación.

Es el mejor ejemplo de economía circular, contemplando en su concepción desde el origen hasta su reciclado el menor impacto de huella de carbono posible.

El compostador Compostys cuenta con sistema de varillas para su ensamblaje y mantenimiento, lo que conlleva dos ventajas principales: la primera, su comodidad de uso sobretodo en el momento de la extracción del compost. La otra ventaja es su facilidad de montaje. Se instala en 5 minutos, sin necesidad de herramientas.

Con un grosor de 6 milímetros y gracias también a los nervios que refuerzan su estructura, el compostador compostys ha sido testado en laboratorio, y certifica una alta resistencia y robustez, manteniendo su estructura ante un desnivel de hasta 10 grados.

Su forma ligeramente piramidal ayuda al efecto chimenea de la masa de compost, ayudando a que se produzca una mejor convección del aire y una mejora en el proceso de compostaje.

Cuenta con un 2,3 % de aireación en toda su superficie, lo que asegura la disponibilidad de oxígeno en la masa de compost.

Los orificios de aireación se distribuyen por toda la superficie de las paredes del compostador, y están protegidos por unos nervios que evitan la compactación de la materia y que los agujeros se obstruyan.

La tapa es muy cómoda, y consta de doble apertura: una apertura de dos tercios de su superficie para depositar fácilmente la materia orgánica, y una apertura total para realizar las tareas de mantenimiento.

La tapa cuenta con un cierre que evita la apertura accidental por causa del viento, y su estructura y diseño no permite la entrada de agua al interior.

La apertura inferior para la extracción del compost se realiza desplazando hacia arriba una de las varillas, y liberando dos paredes en su parte inferior, generando una amplia apertura, lo que permite un acceso cómodo al compost maduro.

La cara inferior del compostador está abierta, posibilitando la salida de los lixiviados.

Todas las piezas (paredes y tapa) se ensablan entre sí por medio de varillas y por bisagras incorporadas en el mismo material de plástico reciclado que hace que no se permita la pérdida de alguna de ellas por agentes atmosféricos.